miércoles, 17 de marzo de 2010

.



Como empujas las
palabras por tus labios, el aire que espantas al pestañear, el que disparas y me empapa cuando ríes, la sonoridad de tus movimientos.
Lo más leve, lo más efímero, para que sea tu nombre el que no pueda escuhar sin escalofrío.

No hay comentarios:

Publicar un comentario